Leer es un placer

Los mejores libros para niños y jóvenes.

Veredicto Jurado Informativo. Los mejores 2020

La evolución ha sido uno de los avances más importantes del pensamiento biológico moderno.
 El término alude a la interconexión de todos los organismos vivos,
a los cambios graduales que se producen dentro de cada especie 
y a su diversificación con el paso de los milenios:
un proceso gracias al cual nos hemos convertido en lo que vemos cuando nos vemos al espejo.

Ella Frances Sanders
Comernos el Sol: Pequeñas reflexiones sobre el Universo.
Libros del zorro rojo, 2019

La evolución no se restringe al mundo de lo vivo. En el universo de la literatura, los libros, junto a la palabra, cómo decirla y la manera de representar el pensamiento y su diversidad, también evolucionan: Co-evolucionan con el lector, bajo presiones selectivas. Adaptándose, diversificándose.

Producto de esta co-evolución  hemos visto cómo los libros informativos se han hecho espacio entre “Los mejores libros para niños y jóvenes”. Hemos sido testigos de cómo han ido definiendo su “nicho”.  El año pasado optaron por un escalafón especial, la Mención Humboldt, y en este 2020, justo cuando el Premio cumple 40 años, alcanzan su propia categoría dentro de la premiación. Logro que nos satisface como lectores e investigadores, porque en un mundo catalogado de “Infoxicado”, pudieron haberse creído vulnerables o en vías de extinción.

¿Qué lugar podía quedar en el mundo editorial para  el libro informativo cuando disponemos del “dato instantáneo”; de la interacción casi sincrónica con el hecho, con el fenómeno; cuando la virtualización y la simulación ofrecen posibilidades de sumergirse en diversos ambientes y situaciones para vivir experiencias de contacto y de toma de decisiones?  Esta pudo haber sido una  pregunta. Pero, gracias a autores y a editores que entendieron que los lectores también evolucionan -y que lo hacen  en respuesta a un mundo que les exige cada vez más imaginación, reflexión e interiorización en aras de que el crecimiento individual sume al colectivo- es que hoy disfrutamos de esta maravillosa muestra de libros informativos. Libros que desde hace mucho no solo tratan de manera objetiva la realidad, sino que aluden, retan  e interpelan estéticamente a la participación y responsabilidad de un lector que se sabe parte de una realidad objetiva en interconexión con la subjetiva: realidades que se influyen y condicionan la una a la otra.

Los libros postulados de esta edición nos recordaron que: “Somos polvo de estrellas (…) que estamos compuestos por la roca, la ola, y la corteza de los árboles, los caracoles y el olor a jardín después de la lluvia” (Comernos el Sol: Pequeñas reflexiones sobre el Universo. Libros del zorro rojo, 2019.); que “somos una gota de agua/que un día cae al mar/como fruto maduro/como una flor que abre todos sus frutos” (La gota de agua: según Raimon Panikkar. Akiara Books, 2018); “que una semilla es una cápsula espacial, un sencillo y sofisticado envase lanzado al mundo que en su interior mantiene un ser vivo” (Semillas: un pequeño gran viaje. A buen paso, 2018). Que hay un cielo nocturno habitado con  formas y enigmas, que nos guían y nos inspiran desde siempre (El cielo imaginado. A buen paso, 2018);  que la Tierra bajo ese cielo, gira sobe sí misma y alrededor del sol y que cada estación que es parte de ese giro, tiene su ciencia (Ciencia para pasar el otoño. Iamiqué, 2019); que la vida en el planeta tiene su historia, y que podemos llevar cuenta de ella, cual naturalistas, desplegándola para extendernos en el tiempo evolutivo  (La historia de la vida. Evolución. Océano, 2018). También que desde que aparecimos en el planeta nos dio por contar, por medirlo todo y que hacerlo nos ha permitido  entender y construir el mundo que habitamos (Las mediciones no fueron siempre así. Iamiqué, 2019); que desde pequeños la  necesidad de contar nos habita y nos construye  (Contar. A buen paso, 2019).

Nos recordaron que desde siempre  nos  hemos  inspirado en la naturaleza y en sus formas,  llegando por analogía a inventos de todo tipo, imitando incluso a seres que actualmente no nos acompañan (Trilobites. Océano, 2017); que la ciencia y el arte coinciden en su obsesión por  abstraer y representar el mundo, al espacio, al caos y que muchas veces lo hacen de la misma filosófica manera (Pensar el espacio. Reflejos, superficies  y colores. Petra ediciones, 2018). Que si bien la actividad humana ha contribuido a destruir ecosistemas y recursos de nuestra Tierra, a cambiar nuestro clima (Se van los glaciares. Cambio climático en los Andes venezolanos. Fundación Empresas Polar, 2017) muchos no desistiremos del afán por disminuir nuestra huella ecológica, de reconstruir lo que podamos (A la vista. Libre Albedrío, 2017) y de soñar con mejores maneras de habitar el mundo: un hogar dentro del gran hogar  (La casa en el bosque. Libros del zorro rojo).

También que en esa mejor manera de estar en la Tierra queremos convivir con otros seres que tienen el mismo  derecho a estar (Retratos animales. Libros del Zorro rojo, 2019); porque la buena  relación entre los hombres y animales sí es posible, sobre todo si lo asumimos desde pequeños (¿Lo ves? Norma, 2019); que hay libros que nos invitan a pedalear en el aire, a disfrutar de una carta infinita a través de la obra de quienes han hecho del arte su manera particular de representar el mundo e invitarnos a vivirlo de manera mágica y diferente (La maleta mágica. Ekaré Sur, 2017).     

Esperamos que este breve recorrido se convierta en una invitación a leer cada una de las reseñas de los libros postulados. ¡De los ganadores y sus menciones!, en nuestro blog porque, como menciona Brenda Bellorín, una de nuestras investigadoras bancolibreras: “aun cuando busquemos ver objetivamente los distintos aspectos de un libro, nuestra subjetividad siempre se cuela… Un mismo libro no sólo puede ser interpretado de manera muy diferente por distintos lectores, sino que puede tener un sentido específico en un contexto determinado” y esto que hoy tiene un significado especial para nosotros como jurado de “Los mejores” seguramente adquirirá también uno especial para cada uno de ustedes. Lo que sí es cierto, es que la decisión, como siempre, ha sido difícil, porque hay demasiado de lo bueno que debe conformar un buen libro, en cada uno de estos.

Freya Rojas y Olga González

Caracas, junio de 2020


   A continuación, los libros ganadores

Lee su reseña aquí

La gota de agua: según Raimon Panikkar. Inês Castel-Branco. Traducción: Isabel Llasat. Akiara Books. Barcelona, 2018.

Porque como suspendidos en el tiempo y entre exquisitas acuarelas la poesía elemental y trascendente de Panikar, contenida en una gota de agua, nos hizo sentir parte de ese fluir, metáfora de la vida, que une a seres y a culturas, filosofías y religiones.

Lee su reseña aquí

Las mediciones no fueron siempre así. Juan Sabia. Ilustrador: Javier Basile. Ediciones Iamiqué. Buenos Aires, 2019.

Porque Iamiqué con este nuevo título da continuidad a una saga que siempre nos lleva, con textos  bien documentados, a anécdotas amenas e ilustraciones vibrantes de color. A descubrir y a redescubrir la evolución del quehacer humano. En este caso, todo lo que el hombre ha logrado en respuesta a su necesidad de medirlo todo.


Lee su reseña aquí

Retratos animales. Yago Partal. Libros del zorro rojo. Barcelona, 2019.

Porque sus geniales ilustraciones ofrecen una vía inusual para acercarnos a la personalidad de cada uno de los magníficos animales que sirvieron de modelos para  esta pasarela. Porque Yago  Partal con su arte y pericia psicológica, viste y logra ponernos en los zapatos de estos seres y sus problemas para mantenerse en el planeta que compartimos.

Lee su reseña aquí

Pensar el espacio. Reflejos, superficies  y colores. Chiara Carrer. Petra ediciones. Ciudad de México, 2018.

Porque nos invita a sumergirnos en el exquisito lenguaje de las formas, los colores, las texturas. A percatarnos de todo lo que compone nuestro espacio cotidiano y cómo lo reconstruimos a la luz de nuestras miradas. Un ejemplo más de que la ciencia y el arte son dos contrarios aparentes.


Lee su reseña aquí

La historia de la vida. Evolución. Katie Scott. Traducción: Maia F. Miret. Editorial Océano. Barcelona, 2018.

Porque representa un magnífico homenaje a la mirada clásica sobre  la evolución de la vida y al trabajo de los naturalistas. Valiéndose de las posibilidades de su formato y papel,  el libro despliega ante nuestros ojos metros de una larga historia de la que, como humanos, solo somos protagonistas de una pequeña parte.  


Menciones
Lee su reseña aquí

Comernos el Sol: Pequeñas reflexiones sobre el Universo. Ella Frances Sanders. Traducción: David Paradela. Libros del zorro rojo. Barcelona, 2019. Mención entrañable

Porque la expresión “somos polvo de estrellas” adquiere un nuevo significado en este libro. Con un lenguaje directo, sencillo y poético, la joven autora convierte cada capítulo, con agudeza y sensibilidad, en una caja de sorpresas.  Integrando de manera sencilla conceptos y reflexiones que nos llevan a conectarnos desde lo más íntimo con lo que somos: parte del universo.


Lee su reseña aquí

Trilobites. Maia F. Miret. Ilustrador: Manuel Monroy. Editorial Océano. Barcelona, 2017. Mención Especial

Porque todos, grandes y pequeños, no dejaremos nunca de sentirnos descubridores. Porque la autora, con un lenguaje sencillo y ameno, logra convertirnos en exploradores mientras nos invita  a curiosear y reflexionar sobre el valor de una especie extinta que dejó evidencias de su existencia en nuestra cotidianidad y que el ilustrador nos ejemplifica de maravilla. 



Edición de veredicto a cargo de María Fernanda Rincón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Contacto

Avenida Luis Roche, Edificio Banco del Libro, Altamira Sur - Caracas - Gran Caracas - Venezuela.
Teléfono: (0212) 2653990 / (0212) 2653136
Fax: (0212) 2641391

@bancodellibro